26 septiembre 2005

Una declaración de guerra

Las propuestas de Estados Unidos para la ONU


Phyllis Bennis
TomPaine.com

Traducido para Rebelión por Felisa Sastre

La Administración de Bush ha declarado la guerra al resto del mundo.

Los 450 cambios que Washington exige al programa ejecutivo que se establecerá al final de la cumbre de septiembre de 2005 de Naciones Unidas no significan una reforma de la Organización sino que constituyen un claro ataque contra cualquier cambio que pueda entrañar el reforzamiento de las Naciones Unidas o de las leyes internacionales.

La cumbre actual se suponía que iba a centrarse en el reforzamiento y reforma de Naciones Unidas y en abordar el tema de la ayuda al desarrollo, con especial énfasis en la puesta en marcha de los Objetivos del Milenio establecidos hace cinco años en la ONU. Muchos creían que este sería un foro de diálogo y debate, que implicaría a activistas sociales de todo el mundo desafiando a los gobiernos del empobrecido Sur y del opulento Norte conjuntamente con NN.UU. para establecer un campaña global y efectiva contra la pobreza y a favor del internacionalismo.

Pero ahora se presenta un desafío diferente e incluso mayor. Esto es una declaración del unilateralismo estadounidense, inflexible y cada vez en aumento. Estados Unidos ha lanzado una pública amenaza a los otros 190 estados miembros de Naciones Unidas, a los movimientos sociales y a los pueblos de todo el mundo, y a la propia ONU, lo que exige una rápida colaboración no oficial entre los tres elementos citados para enfrentarse al gigante de la Administración de Bush

El paquete de reformas propuestas por la Asamblea General como resultado de nueve meses de negociaciones antes de la cumbre, comienza con el nuevo compromiso de poner en marcha los Objetivos de desarrollo del Milenio, establecidos en 2000 como un conjunto de compromisos internacionales cuyo objetivo era el reducir la pobreza en 2015. Siempre fueron insuficientes pero a pesar de su insuficiencia todavía están pendientes de realización. La cumbre del Milenio 2005 trataba de reafirmar los compromisos incumplidos y dirigirlos a sus objetivos. En su propuesta de reformas de marzo de 2005, el Secretario General de Naciones Unidas, Kofi Annan pidió a los gobiernos del Norte y del Sur que consideraran el cumplimiento de los Objetivos del Milenio como una exigencia mínima. Salvo que se alivien los terribles niveles de pobreza, afirmó, los conflictos en el interior de los Estados y entre ellos podrían experimentar una espiral de violencia tan fuera de control que incluso las futuras Naciones Unidas reformadas y reforzadas podrían ser incapaces de controlar las amenazas para la paz internacional y para la seguridad.
para leer artículo completo presionar aquí:
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=20594


Comments: Publicar un comentario

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?