24 noviembre 2005

El país Monsanto

Jueves 24 de noviembre de 2005

Silvia Ribeiro*

El 22 de octubre, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) anunció que había autorizado la experimentación en campo de siete eventos de maíz transgénico a cargo del Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav) y del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), en sus instalaciones en Sinaloa, Sonora y Tamaulipas. Según el comunicado de la Sagarpa, esto se inscribe en el llamado Proyecto Maestro de Maíz, cuyos objetivos serían la investigación del "comportamiento" del maíz transgénico en México "para dar respuesta a las dudas y especulaciones que han expresado algunos sectores de la sociedad".

De esta manera absurda, la Sagarpa resume e ignora la posición de millones de indígenas y campesinos, creadores y custodios del maíz para beneficio de toda la humanidad, que junto a ambientalistas y la mayoría del pueblo mexicano se oponen sin ninguna "duda" ni "especulación" a la liberación del maíz transgénico. Ya existen datos concretos, inclusive del propio Departamento de Agricultura de Estados Unidos, donde los transgénicos han estado en el ambiente durante años, que muestran que estos cultivos artificiales manipulados con virus y bacterias, patentados y propiedad de seis trasnacionales, han probado causar resistencia en malezas y plagas, ser más caros hasta para los productores industriales, ser menos productivos, usar más agrotóxicos y haber contaminado casi todas las semillas en ese país.

Sin aclarar que las variedades escogidas ya han sido "probadas", se dice que se trata de "una experiencia de investigadores mexicanos, con objetivos no comerciales sino de investigación".
para ir a artículo completo presionar aquí:
http://www.jornada.unam.mx/2005/11/24/a03a1cie.php


Comments: Publicar un comentario

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?