16 diciembre 2005

Copyleft, ética solidaria, socialismo

16-12-2005
Notas para un debate imprescindible

Lillian Álvarez Navarrete
Rebelión
Hace apenas un mes se celebró en Caracas un evento de mucho interés, donde se discutió sobre cómo construir consensos e identificar posiciones comunes ante la necesidad de promover el pensamiento antihegemónico en materia de propiedad intelectual. A este tema se le reconoció mucha importancia y se propuso a este fin trabajar coordinadamente en la formación de una red En defensa del conocimiento y la cultura para todos: la convocatoria se difundió en Rebelión y otras páginas alternativas y ya se han sumado a la misma muchas personas y organizaciones de diversas partes del mundo.

En los últimos días, a propósito del artículo "Ni copyright ni copyleft, socialismo" de Pascual Serrano, se ha desatado un debate sobre estos temas que en mi opinión ha sido muy útil; porque ha puesto en circulación muchos argumentos, desde visiones antihegemónicas, sobre una problemática que ha estado dominada de manera muy particular por conceptos del pensamiento único.

Aún cuando, por sobre todas las cosas, estoy convencida de que el Socialismo es la única vía posible para la real emancipación humana, a mi modo de ver, no debe ser reducido el planteamiento del problema a la fórmula que adoptó como título el artículo mencionado.

El copyright (en la acepción en que se opone al copyleft) o el copyleft no constituyen opciones de sociedades a construir: son herramientas, fórmulas legales que expresan diferentes modos de ejercer derechos sobre las creaciones intelectuales. El Socialismo es un proyecto mucho más abarcador y trascendente que incluye la problemática de esta apropiación como uno de los tantos aspectos a transformar, para lo cual debe utilizar (y de hecho utiliza, al menos en Cuba) estas y otras herramientas.

El copyleft se opone al copyright pues en lugar de valerse del derecho otorgado para prohibir la posibilidad de la copia, lo utiliza para permitirla; pero, como opción, surge de las entrañas del copyright como sistema. El llamado también izquierdo de copia, o dejar copiar (left es también participio de to leave), necesita, para promover la cesión de los derechos, que los reconozca previamente la legislación, de ahí que la iniciativa Creative Commons haya logrado extenderse en muchas regiones como práctica sin necesidad de cambios legislativos (actualmente alrededor de 70 países han adoptado o trabajan en la adopción de este tipo de fórmula). Se basa en el principio de que si bien puedo reservarme todos los derechos sobre mi obra también puedo cederlos todos, o casi todos, o sólo algunos. A modo de ejemplo: puedo publicar mi obra bajo copyright y luego, después de un período de tiempo, ponerla libre en la red, o publicarla bajo copyleft permitiendo que se reproduzca pero no con ánimo de lucro, etc. Se pone así en manos del propio autor la posibilidad de disponer de sus derechos de forma más flexible, en contraposición a su adquisición en bloque y en exclusiva como es la práctica ejercida por las editoriales o empresas en general (que asisten a las negociaciones desde posiciones siempre ventajosas).
para leer completo presionar aquí:
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=24200

Comments: Publicar un comentario

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?