14 febrero 2006

Al desnudo, la intriga contra Lydia Cacho

Martes 14 de febrero de 2006

Entrega anónima de grabaciones de telefonemas de Kamel Nacif

Conversaciones con gobernadores y empresarios aclaran la infamia

BLANCHE PETRICH. LA JORNADA

Foto Foto Foto

Kamel Nacif, Lydia Cacho y Jean Succar Kuri Fotos La Jornada, Guillermo Sologuren y PGR

Una serie de grabaciones, depositadas por un mensajero anónimo en la recepción de este diario, contienen conversaciones telefónicas sostenidas por el empresario poblano Kamel Nacif, quien mandó detener a la periodista Lydia Cacho porque lo menciona en su libro Los demonios del Edén, sobre prácticas de pederastia. Los telefonemas grabados del industrial se inician en el momento en que policías judiciales de Puebla, en coordinación con la judicial de Quintana Roo, cumplían la orden de arresto de la escritora en Cancún. Concluyen el 23 o 24 de diciembre, cuando Cacho ya ha sido puesta en libertad bajo fianza.

A lo largo de esa semana crítica desfilan por la línea telefónica de Kamel Nacif dos gobernadores, Mario Marín, de Puebla, y Pablo Salazar Mendiguchía, de Chiapas; empresarios textileros amigos del magnate, como Hubert, un ciudadano francés; Luis Angel Casas, quien fungió como coordinador de finanzas de la campaña electoral de Marín; un paisano de Nacif, Hanna Nakad Bayeh, también conocido como Juanito, y un periodista que habla familiarmente dos veces con el magnate, y a quien éste llama Andrés o "muñeco". El informador trabaja en un diario nacional y en una radioemisora.

Nacif Borge, voz rasposa y lenguaje vulgar, refiere a lo largo de las conversaciones cómo, mediante amistades y contactos dentro del Cereso poblano, "recomendó" que encerraran a Lydia "con las locas y las tortilleras" para que fuera violada cuando ingresara a prisión; cómo se obviaron los trámites legales de notificar a la periodista del proceso que se seguía en su contra "porque si no, no llega a la cárcel".

Este hombre adinerado y poderoso, con escolaridad de apenas preparatoria, da cuenta de la fobia contra el ejercicio periodístico que tienen él y sus amigos; el propio gobernador poblano, Mario Marín, e incluso el reportero que, al parecer, lo frecuenta.

Las cintas grabadas ilustran, además, la preocupación e involucramiento personal de Nacif, conocido como el rey de la mezclilla, con otro proceso penal, el de la extradición del presunto pederasta Jean Succar Kuri, su antiguo socio y amigo preso desde hace dos años en Arizona. Un abogado a quien llama Richard y otro gestor del empresario en Estados Unidos, con acento argentino, hacen referencia a hechos que dejan en claro que Kamel Nacif asiste directamente en los trabajos de la defensa de Succar y que incluso hay financiamiento suyo de por medio.
para leer completo presiona:
http://www.jornada.unam.mx/2006/02/14/003n1pol.php


Comments: Publicar un comentario

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?