26 febrero 2006

Creciente violencia hacia mujeres en Tijuana

Por Luis Alonso Pérez, La Prensa San Diego, February 10, 2006

http://www.laprensa-sandiego.org/current/violencia.htm

La mañana del martes 7 de febrero los titulares de un reconocido periódico local encaraban a los tijuanenses con una aterradora realidad: En 5 años 120 mujeres fueron asesinadas en Tijuana.

Ese mismo día se cumplían dos meses del asesinato de la joven Sara Benazir Chavolla, quien fue lanzada al pavimento desde un auto en movimiento con las manos atadas a su espalda. Sara murió días después. Las autoridades prometieron resolver el caso en unos cuantos días. Hoy los perpetradores de este atroz crimen siguen libres.

Por la tarde de ese mismo martes, un grupo de mujeres y hombres se congregaron alrededor del monumento a la Diana Cazadora para demandar un castigo justo a quien perpetre y a quien permita acciones de violencia contra las mujeres, haciendo un llamado particular a la Procuraduría General de Justicia del Estado –instancia responsable de la investigación y esclarecimiento de estos casos– a realizar sus labores efectiva y honesta-mente.

El evento fue organizado por el Comité en contra de la violencia de género y feminicidios, con la participación de grupos ciudadanos defensores de los derechos de la mujer. Se llevó a cabo bajo el monumento a la Diana ya que a escasos metros tomaron lugar los trágicos hechos que acabaron con la vida de Sara Chavolla.

Representantes de asociaciones civiles, estudiantes y artistas tomaron su turno al micrófono para expresar sus demandas, invitar a la participación ciudadana o recitar un poema. Los gritos furiosos de los asistentes exigían a las autoridades poner un alto a la violencia a las mujeres y resolver el caso de la joven Sara. “Justicia para Sara” y “Ayer fue Sara, mañana puedes ser tú” expresaban enérgicamente.

Su reacción refleja el terrible contexto de violencia hacia las mujeres en Tijuana, una problemática que ha presentado un incremento alarmante durante los últimos años y que de seguir escalando al mismo ritmo, podría superar la cantidad de víctimas en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Para las integrantes del Comité en contra de la violencia de género, Ciudad Juárez es un ejemplo de impunidad y existe un riesgo latente de que el escenario de violencia que se vive en esa ciudad fronteriza se viva en Tijuana.

Como ejemplo del peligro que acecha a las mujeres de Tijuana se expuso el caso de una joven de 25 años que en 1995 fue violada, apuñalada y torturada brutalmente. Su cuero cabelludo le fue arrancado a tirones y su rostro fue desfigurado a golpes, luego fue rociada con gasolina y para ser quemada viva, pero la lluvia impidió que se quemara, de manera que decidieron enterrarla viva. Dos días después fue encontrada con signos vitales y llevada al hospital, donde se recuperó después de meses de terapias intensivas y múltiples cirugías reconstructivas en el rostro. Logró salir e interponer una denuncia ante el ministerio público. El culpable fue identificado y encarcelado, pero al poco tiempo salió libre bajo fianza.

Injusticias como esas enfurecen a la población, en particular a las defensoras de los derechos de la mujer, quienes por muchos años han demandado acciones de las autoridades para prevenir la violencia hacia las mujeres y han propuesto el desarrollo de programas de atención, prevención, información efectiva a la población. Sin embargo consideran que la respuesta no ha pasado de un “discurso vacío o planes y programas que nunca se llegan a concretar”.

Durante el evento se le dio lectura a una carta firmada por 15 organizaciones civiles del estado en la que se demandó la participación de las autoridades y se expuso la magnitud de esta problemática. También se contó con la participación especial de la madre de Sara Chagolla, quien habló sobre la trágica muerte de su hija y colocó veladoras en un delineado simbólico de la silueta del cuerpo de su hija sobre el pavimento.

Para Laura Gutiérrez –vocera del comité en contra de la violencia de género– existen diferentes tipos de violencia que aquejan a las mujeres en la localidad, de las cuales resaltan la violencia doméstica y violencia institucional, un tipo de violencia que osurre cuando una mujer abusada realiza una denuncia ante una institución y no se le atiende. También remarcó que existen otros tipos de violencia hacia las mujeres en la región, como la violencia física, económica, psicológica y sexual. “Las estadísticas son muy limitadas porque pocas mujeres denuncian” expresó Gutiérrez.

La vocera del comité también remarcó que en Baja California ha ido aumentando la violencia sexual a las mujeres y considera que en primera instancia tiene que ver con un factor cultural.

Durante el evento también se mencionó el caso de la violación de Paulina, una niña de 13 años de la ciudad de Mexicali, que fue agredida sexualmente por dos delincuentes que entraron a robar a su humilde casa en una de las colonias más marginadas de la ciudad.

Paulina quedó embarazada y las autoridades no suministraron los métodos anti-conceptivos de emergencia ni practicaron un aborto en condiciones seguras como lo establece la ley, al contrario, retrasaron su atención anti-conceptiva, trataron de convencerla de continuar con el embarazo y hasta llevaron a un sacerdote para disuadirla de abortar, ya que de lo contrario le costaría el infierno. Sus agresores fueron detenidos, pero sólo uno está en la cárcel, al otro se le permitió seguir libre con su delito impune.


Comments:
No hay palabras para expresar tanta rabia y malestar como mujer por los hechos que ocurren en aquella region, se supone que Mexico es una ciudad de gente linda, culta y bueno aqui se ve realmente el otro lado de la moneda que se puede decir de tanta iniquidad solo creo que DIOS NOS SALVE ya que sus autoridades por lo visto no hacen nada me imagino por que se trata de gente pobre que no puede comprar sus servicios como funcionarios corruptos de la justicia, gente qeu seguro no tiene madre ni hijas o hermanas
 
Publicar un comentario

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?