22 febrero 2006

Estimad@s Compañer@s:

Les informamos que debido a nuestras acciones en defensa de de los Derechos Humanos, divers@s integrantes de Nuestras Hijas de Regreso a Casa A.C. (NHDRC) hemos sido blanco de amenazas, golpes, intimidaciones y atentados en varias ocasiones, entre las cuales podemos referir algunos ejemplos:

A Marisela Ortiz (cofundadora de NHDRC y maestra de Lilia Alejandra García, joven de 17 años asesinada en febrero del 2001), en el mes de Octubre del 2003 fue golpeada y amenazada de muerte, y el dictamen de Ministerio Público fue “Incidente Vial”.

La Sra. Eva Arce, madre de Silvia Arce, secuestrada el 14 de marzo de 1998, después de denunciar públicamente ante prensa local, nacional e internacional reunida en Ciudad Juárez en ocasión de la primera visita a nuestra ciudad hecha por el Doctor José Luis Soberanes, titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, que su hija había sido secuestrada por agentes judiciales, fue golpeada brutalmente cuando iba rumbo a su casa, causándole daños a su hígado, lo que fue motivo de intervención quirúrgica, y el dictamen del Ministerio Público fue “robo a casa habitación”.

De igual manera, el esposo de la Sra. Soledad Aguilar, madre de Cecilia Covarrubias, asesinada el 16 de Noviembre de 1995, fue amenazado de muerte con arma de fuego, afuera de su casa.

Al esposo de Juana Delgado, madre de la niña Brenda Berenice, de 6 años de edad asesinada el 10 de febrero del 2003, lo sacaron de su trabajo, fue golpeado y torturado por empleados de de la Fiscalía Mixta encargada para la atención de Homicidios de Mujeres en Ciudad Juárez a cargo de Ángela Talavera y Manuel Esparza Navarrete, en estos hechos existe una denuncia ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos, ya que le rompieron dos costillas y se advirtió que si continuaba con Marisela Ortiz le fabricarían pruebas para culparlo por el asesinato de su hija.

En el caso de Norma Andrade, cofundadora de NHDRC, y madre de Lilia Alejandra García, asesinada en febrero del 2001, se metieron al aula donde ella imparte clases, le destrozaron todo el material, pizarrón y demás mobiliario, y sin robarse nada de lo que había ahí, lo único que faltaba en esta ocasión eran hojas del expediente de la tutela que ella esta peleando de los niños que dejó su hija.

En un caso más reciente, cuando Malú García Andrade, hermana de Lilia Alejandra García y Gestora Jurídica de Nuestras Hijas de Regreso a Casa, el pasado jueves 15 de diciembre del 2005 acude al ciber café “Júpiter” ubicado en calles Centeno y Parral, de la colonia Colinas de Juárez, para imprimir algunos documentos, de pronto fue lanzada al interior del negocio una bomba de fabricación casera, la cual provocó un incendio que afortunadamente pudo controlarse a tiempo sin causar daños irremediables. Testigos que pasaban por el lugar y vecinos del negocio, pudieron ver que una camioneta Lobo de modelo reciente color negra con vidrios polarizados, bajó la ventanilla y aventó dicha bomba. Entrevistándonos con vecinos y el dueño del lugar nos dimos cuenta que no hay nadie que quisiera perjudicarlo ni a el ni a su negocio.

Con estos antecedentes, con dictámenes que justifican la violencia que se ejerce en contra de l@s defensores de derechos humanos de NHDRC, se minimizan los hechos reduciéndolos a delitos comunes.

Todos los atentados fueron calificados de diversa manera, pero alejado de la realidad, y nuestra pregunta es: Cuando denunciemos esto último, ¿cómo lo van a calificar?

Nuestras Hijas de Regreso a Casa
Tel: (52 656) 207 1211, fax: 620 4599, Cel. 638 5640
www.mujeresdejuarez.org

Comments: Publicar un comentario

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?