07 marzo 2006

La emancipación social no será posible si nosotras seguimos siendo esclavas.

8 de marzo. Otra vuelta de tuerca
x Comité Nacional CNT - Secretaría de Prensa
La emancipación social no será posible si nosotras seguimos siendo esclavas.

8 DE MARZO. OTRA VUELTA DE TUERCA

El día 8 de Marzo se recuerda a aquellas obreras textiles de Nueva York
que se encerraron en la fábrica para reivindicar mayor seguridad y
salubridad en su lugar de trabajo, en un año ya lejano de 1909. El dueño
cierra las puertas para que no se puedan comunicar con las mujeres
sindicalistas que están fuera. Su lucha y su muerte es lo que recordamos
este día 8 de Marzo.
Este es un día de Solidaridad y de denuncia por la situación de desamparo
y explotación que sufrimos las mujeres trabajadoras de todo el planeta. En
nuestro mundo globalizado conviven otros pequeños mundos alejados de una
supuesta sociedad próspera y desarrollada, a veces a nuestro lado. La
desigualdad de género, la discriminación y la violencia son, en la mayoría
de las sociedades, la norma y no la excepción. Esta situación no significa
solamente una vulneración de los derechos de las mujeres, sino que además
supone una barrera infranqueable para el desarrollo de una sociedad mejor.
Quien sufre y padece la opresión, hambre, miseria y una casi total
ausencia de perspectivas somos todos y todas los trabajadores y
trabajadoras, pero se acentúa gravemente en el caso de las mujeres y de sus
hijas e hijos. Las cifras cantan: dos tercios de los 300 millones de niños y
niñas que carecen de acceso a la educación son del sexo femenino, y dos
tercios de los 880 millones de adultos analfabetos son mujeres. Una de cada
tres mujeres en el mundo padece algún tipo de maltrato o abuso, y no lo
decimos las gentes de la CNT sino la ONU, y una cuarta parte sufre maltrato
en el embarazo. Al año se producen en el mundo alrededor de 50 millones de
abortos, de los que el 20% son practicados en condiciones peligrosas, y gran
número de ellos son selectivos e inducidos por la propia sociedad patriarcal
y por el Estado. No vamos a entrar en el infanticidio o abandonos en función
del sexo pues estamos al tanto de lo que significa ser mujer en muchos
países. La mirada de género constata que el capitalismo se ceba en los más
vulnerables de forma salvaje: millones de mujeres (niñas y niños las más de
las veces) entran a trabajar en las fábricas de ropa que consumimos en el
llamado "primer mundo", con jornadas de trabajo agotadoras, sin educación ni
infancia, bajo la más completa explotación capitalista. ¿Que sucede cuando
estes millones de seres humanos caen enfermos ? Simplemente el capital busca
a otras mujeres y niños que ocupen su lugar en la cadena.
para seguir leyendo éste artículo presiona:
http://www.lahaine.org/index.php?p=13107&more=1&c=1


Comments: Publicar un comentario

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?