22 abril 2006

Conflicto anunciado

Viernes 21 de abril de 2006

Arturo Alcalde Justiniani


Foto

Saldos del enfrentamiento entre policías y mineros en Michoacán FOTO Periódico Región LC

A los muertos de Pasta de Conchos hay que agregar ahora los de Lázaro Cárdenas. Parece que sólo la muerte hace que los gobernantes entiendan la dimensión de sus actos; el problema es que la muerte no tiene regreso, no es negociable y perdura en las familias y en las comunidades para siempre. Tres días antes de la matanza, se había reunido en Uruapan, Michoacán, el presidente Vicente Fox con los líderes mineros seccionales de Sicartsa, "levanten el paro y platicamos", les propuso. No tuvo capacidad alguna para entender la dimensión de un problema que su gobierno provocó sin sentido alguno, dos meses atrás, cuando el 17 de febrero por encargo de los grupos Minera México y Villacero decidió imponer a los trabajadores un liderazgo sindical ajeno.

¿Por qué ha debido llegar tan lejos el conflicto minero?, ¿por qué la tozudez gubernamental de mantener a Elías Morales, cuando su imposición fue recibida con paros de protesta?, ¿por qué el gobierno michoacano atendió con tal rudeza la petición empresarial de desalojo?, ¿por qué el Ejército?, ¿por qué nuestros papás? dirán los huérfanos. Son preguntas que requieren una respuesta si queremos evitar que la historia de Cananea se siga repitiendo, como si nada hubiéramos aprendido en 100 años. Uno de los aspectos que más indignan de esta matanza es que pudo evitarse, si hubiera existido un mínimo de sensibilidad del gobierno federal para entender la protesta de los mineros también si el gobernador michoacano hubiera dimensionado la firmeza de los paristas al ordenar el desalojo.
presiona para continuar leyendo:
http://www.jornada.unam.mx/2006/04/21/060a1soc.php


Comments: Publicar un comentario

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?