09 mayo 2006

Atenco y el terror benigno

Lunes 8 de mayo de 2006

Carlos Fazio

La violencia es fascinante. Todos la condenan y, sin embargo, aparece en todas partes. Nos atrae y, a la vez, nos horroriza. La violencia gira en redondo: un día explota en Ciudad Juárez, al día siguiente en Acapulco, Nuevo Laredo o Santa Fe. Ha pasado por Ciudad Lázaro Cárdenas y San Salvador Atenco. Pasó por aquí, pasará por allá. Es el juego de las prendas. Un círculo perverso de violencia y contraviolencia, de terror y contraterror, envuelve todo México. Violencia oficial. Violencia del crimen organizado. Violencia de los de abajo. Con un agregado: en los actuales tiempos prelectorales, el círculo de odio se alimenta y retroalimenta con campañas y guerras sucias mediáticas, dirigidas a preparar el voto del miedo, como en 1994 y en 2000.

Utilizada por los que mandan y sus papagayos en los medios de difusión masiva, la semántica del terror reserva términos como "terrorismo" y "subversión" al uso de la violencia por individuos y grupos marginales. Pero la violencia oficial, que es mucho más extensa tanto en escala como en poder destructivo, se coloca en una categoría completamente diferente. Ese uso no tiene nada que ver con la justicia. La violencia oficial -"al por mayor", la llama Noam Chomsky- se describe siempre como en respuesta o provocada, no como fuente activa e inicial de los abusos. Del mismo modo, la violencia masiva a largo plazo, intrínseca a las estructuras sociales opresivas, siempre se pasa por alto.
para continuar leyendo presiona:
http://www.jornada.unam.mx/2006/05/08/027a2pol.php



Comments: Publicar un comentario

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?