10 septiembre 2006

I Encuentro transfronterizo de La Otra


09 septiembre 2006

La cárcel, un negocio

09-09-2006
La campaña antimigratoria de EEUU ha disparado el precio de empresas que gestionan la reclusión de unos 100.000 'sin papeles'


Julio Valdeón Blanco
El Mundo

Los inversores aplaudieron. Hablaba George W. Bush de la cruzada antimigratoria. Terminaron los días de acogida, cuando el país subió gracias a quienes hoy apuntalan una invasión silenciosa, amenazando la correlación étnica. Mano dura, dijo. Prometió incrementar fondos a los departamentos de seguridad fronterizos; también, que los prisioneros serían detenidos mientras esperaban audiencia, en lugar de ser puestos en libertad tras pagar la fianza. Sus declaraciones dispararon la cotización de las empresas dedicadas a las cárceles privadas, un suculento negocio, pues gestionan 100.000 presos en todo el país.

Hasta 2007 las autoridades esperan capturar a 27.000 indocumentados diarios, un aumento de 6.700 diarios sobre las cifras actuales, o 230 millones de dólares al año en beneficios extras para los centros gestionados por particulares.

En el sur de EEUU el United States Marshals Service ha propuesto construir una supercárcel ubicada en Laredo (Texas), con 2.800 camas. El centro albergaría a inmigrantes ilegales y prisioneros detenidos con cargos por posesión de droga. De aprobarse será una de las prisiones más grandes de la nación, pionera de una nueva cadena alrededor de Texas, con reos que buscan audiencia y otros listos para ser deportados. La sinergia entre la cruzada antidroga y los afanes por recuperar imagen allí donde las alambradas son pisoteadas por avalanchas de pachucos pretederminan un poderoso aumento en las ganacias.

EEUU mantiene la mayor problación reclusa del mundo -2,1 millones de reos (uno por cada 140 habitantes del país)-, una cifra mareante. Como respuesta a la avalancha penitenciaria surgieron a mediados de los 80 las cárceles privadas. Sus exégetas, como el profesor Alexander Tabarrok, arguyen que reducen costos y estimulan la calidad del sistema: «No solamente en sus propias instalaciones, sino también en las de las prisiones públicas: presionadas por una genuina competencia, deberán ser más eficientes o se arriesgarán a perder el apoyo estatal. Al mismo tiempo que los costos son reducidos, la privatización de las prisiones sentará las bases para un sistema político más abierto en el cual un simple grupo de intereses especiales no pueda dominar las que deberían ser cuestiones de políticas públicas».
presiona para continuar leyendo


07 septiembre 2006

Menores prisioneros, abandonados a su suerte



Casi doscientos niños están detenidos en las prisiones iraquíes
IRIN, Bagdad, 30 de julio, 2006
IraqSolidaridad (www.iraqsolidaridad.org), 6 de septiembre, 2006
Traducido del inglés para IraqSolidaridad por Beatriz Morales

"El Dr. Emaad Abdul Hassan, un psiquiatra de Bagdad, ofreció sus servicios a la Asociación por la Justicia de los Detenidos (PAJ), especialmente para los niños prisioneros. Encontró graves problemas psicológicos y un incremento de las agresiones y de la brutalidad en estos pacientes, en particular, un deseo de venganza. 'Vuelven de la cárcel pensando únicamente en vengarse por lo que han sufrido allí', afirma Abdul Hassan. 'Algunos afirmaron que los habían violado y otros que los habían torturado o que los funcionarios les habían golpeado. Pero ahora mismo tienen miedo a hablar... miedo de ser detenidos otra vez'."

No es un criminal, pero sólo el ver a un policía aterroriza a Omar de 14 años. El chico salió de una prisión iraquí el mes pasado, tras haber permanecido detenido all durante más de siete meses. "Me detuvieron porque dijeron que yo era sospechoso después de que un coche-bomba estallara en una carretera cerca de mi casa y un estadounidense resultara muerto", explica Omar. Por casualidad estaba cerca del lugar de la explosión y le detuvieron junto a otros adultos iraquíes sospechosos del ataque.

Omar fue uno de los 450 detenidos que liberaron el 27 de junio de las dos cárceles co-dirigidas por Iraq y Estados Unidos, según un plan nacional de reconciliación cuyo objetivo es que los resistentes entren en el proceso político y acabar con el baño de sangre en Iraq [1].
continuar leyendo


05 septiembre 2006

La cultura; sí, la cultura



por Miguel Guaglianone*
Si queremos presentar respuestas a este sistema, tendremos que ser capaces de actuar no sólo en reacción a la situación socio-política que nos plantea la visión hegemónica (evitar convertirnos en lo que queremos enfrentar). Si lo hiciéramos corremos el riesgo -al querer combatir al enemigo con sus propias armas- de entrar a una competencia en la que no sólo lleva inmensa ventaja, sino que tampoco permitirá que cristalicen las condiciones para que podamos competir. De alguna manera la caída de la Unión Soviética mostró el fracaso de intentar enfrentar al sistema con sus propias reglas, priorizando el “desarrollo” tecnológico e industrial y abandonando los otros aspectos del cambio social y cultural. El combate al sistema en sus mismos términos, tantas veces intentado durante el siglo XX y tantas veces fracasado, puede equipararse a suponer que el cristianismo que nació en el seno de Roma y terminó siendo la base de nuestra civilización occidental, debió haber puesto sus mejores esfuerzos para crecer y consolidarse en los conocimientos y tecnologías de ingeniería vial e hidráulica, o la organización social y política o las tácticas y estrategias de guerra que habían permitido al imperio conquistar el mundo conocido. Su respuesta fue diferente, transversal, crearon una nueva visión del mundo, y actuaron, vivieron e hicieron en consecuencia a ella, generando las semillas de una nueva sociedad.

Para lograrlo habremos de hilar fino, encontrar la médula de la crisis y allí aprender cuáles pueden ser nuestras posibilidades para propuestas alternativas y diferentes. Una crisis que va mucho más allá de lo político, lo económico y lo social. Posiblemente nos encontremos en el estadio histórico que Arnold Toynbee [1] definió como la desintegración de una civilización. Al aplicar su modelo a nuestro mundo actual, parecen estar cumpliéndose todas las características históricas que caracterizan una civilización en sus últimas etapas. Cuando esto sucede, en su interior (en la periferia) el proletariado interno [2] -que no tiene que ver con la definición marxista de proletariado- está creando una nueva propuesta que generará la civilización filial naciente.

A pesar del neocapitalismo corporativo, del sistema político de la democracia representativa, del sistema militar de alta tecnología, de la sociedad de consumo y confort, lo fundamental de la crisis parece estar en que la propuesta civilizatoria que se intenta imponer está haciéndose cada vez menos creíble a las grandes masas del planeta, sin importar todos los esfuerzos por hacerla y mantenerla universal.

Y ¿qué es la propuesta civilizatoria? Es la cosmovisión presente en las mayorías que determina todo aquello que se vive y produce socialmente. De ella nacen los hechos creados por las gentes, que se estructuran a partir del sistema de valores y creencias y de la forma de ser, estar y hacer en el mundo.

La cultura, el factor fundamental

El Diccionario de la Real Academia Española define en su tercera acepción a la palabra cultura como “Conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc”. [3] Esta es una definición amplia de cultura, más allá de la visión limitada que establece como cultura lo referente a las manifestaciones de ciertas artes (cultura refinada), o ciertas costumbres y manifestaciones en el seno de los pueblos (cultura popular, folklore). En esta concepción, los “hechos” sociales constituyen la cultura y la relación que tienen con el sistema de valores y la visión del mundo, es dual y dinámica: un sistema de valores y una visión del mundo producen un cierto tipo de hechos sociales, y estos hechos sociales a su vez modelan y desarrollan al sistema de valores y la visión del mundo.
para continuar leyendo presiona:
http://www.voltairenet.org/article142953.html


This page is powered by Blogger. Isn't yours?