15 marzo 2008

Balas de papel

Silvia Ribeiro*

El 4 de marzo de 2008, más de 800 mujeres de Vía Campesina Brasil invadieron la Fazenda Tarumã, en Río Grande do Sul, Brasil, una hacienda de 2 mil 100 hectáreas dedicada al monocultivo de árboles para la empresa papelera sueco-finlandesa Stora Enso, la segunda más grande del rubro a escala mundial. Desde la mañana comenzaron a arrancar eucaliptos y a plantar árboles nativos, en protesta por el avance vertiginoso de estos “desiertos verdes” en el país. La gobernadora del estado, Yeda Crusius, rápida en defender los intereses de la empresa, envió a la Brigada Militar, que con lujo de violencia y disparando balas de goma contra las ocupantes hirió a más de 50 personas y detuvo a la mayoría, que fueron encerradas en un estadio deportivo.

La gobernadora tiene intereses propios en esta salvaje acción, ya que las principales papeleras que están haciendo estragos plantando miles de hectáreas de monocultivos en el estado (Aracruz Celulosa, Stora Enso y Votorantin Papel y Celulosa) han realizado “contribuciones” a su gobierno por más de 300 millones de dólares, según denunció el Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra, basado en documentos públicos del Tribunal Superior Electoral de ese país.

Anteriormente, Vía Campesina Brasil había denunciado que esta propiedad era ilegal, al encontrarse dentro de los 150 kilómetros de la frontera con Uruguay. Según la ley brasilera, los extranjeros no pueden poseer tierras en esta franja fronteriza. Stora Enso intentó hacer la compra por conducto de su subsidiaria Derflin, pero le fue denegado, justamente por ser extranjera. Ante esto creó una empresa fachada, la agropecuaria Azenglever, de propiedad de los brasileños João Fernando Borges y Otávio Pontes (director forestal y vicepresidente de Stora Enso para América Latina), actualmente dos de los mayores latifundistas del estado. Azenglever ya posee cerca de 50 haciendas y más de 45 mil hectáreas, pero pretende extender sus plantaciones a 100 mil hectáreas.

continuar leyendo


Comments:
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
 
por eso el problema no es la globalización en sí, sino el incumplimiento de las leyes, o la falta de leyes lo suficientemente duras para las compañías y particularmente para las transnacionales, el asunto debería ser como un juego donde pongamos reglas muy estrictas y luego dejemos a las empresas maximizar utilidades dentro de esas reglas (y darles duro cuando no lo hacen)
 
Publicar un comentario

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?