13 marzo 2008

"El error fue desestimar el criterio criminal de Uribe"


14-03-2008
Entrevista a Manuel Olate, uno de los dos chilenos testigos de la muerte del comandante Raúl Reyes


Francisco Herreros
El Siglo

Mientras que una parte considerable de los más importantes medios de comunicación aportaba datos consistentes y significativos del carácter artero, cobarde y criminal de la incursión de fuerzas armadas colombianas que acabó con la vida de quince efectivos de las FARC, entre los que estaba un miembro de su secretariado, los medios chilenos prefirieron alinearse con la insostenible versión de Alvaro Uribe Vélez, y someter a una persecución tan histérica como implacable a dos jóvenes chilenos por el sólo hecho de haber aparecido en una foto con el Comandante Raúl Reyes Suzarte.

Desconocedores del principio filosófico de la navaja de Occam, conforme a la cual la verdad probable es la más sencilla, a partir de esa foto los medios chilenos se entregaron al deporte de cuál de ellos instalaba la versión más conspirativa. Probablemente para el desencanto de muchos, la verdad de los hechos es casi pedestre, como relata en exclusiva para El Siglo Manuel Olate, uno de los dos jóvenes chilenos que aparecen en las fotos.

Así empieza su relato:

“El campamento que tuvimos la posibilidad de visitar estaba ubicado en territorio ecuatoriano, a unos dos kilómetros de la frontera. Presumo que la presencia del comandante Raúl Reyes obedecía a las negociaciones sobre el canje humanitario que realizaba con representantes de distintos gobiernos, en el marco de la salida política que las FARC están tratando de adelantar. Y por esa razón es que a los visitantes, que no éramos sólo nosotros sino que delegaciones de otros países latinoamericanos y europeos, de organizaciones políticas y sociales, se nos recibió en un lugar que nos pudiera dar seguridad, precisamente porque el territorio colombiano es un territorio en guerra. De hecho, en vez de la salida negociada, el gobierno colombiano se ha mostrado empeñado en bloquearla y recrudecer la guerra; y ese es, creo, el origen de la manera como ocurrieron estos hechos. Entonces, la ubicación de este campamento, probablemente obedecía justamente a eso: dar seguridad a los visitantes que están tratando de conocer y apoyar esta salida política y canje humanitario”.

-¿Cree usted que el hecho de estar negociando la liberación de prisioneros de guerra daba la confianza de que no habría ataques armados?

“Posiblemente. Era un campamento en el que sólo se recibían visitantes y no había actividad guerrillera propiamente tal, pero puedo decir que había mucha seguridad. Por lo tanto lo que a mi me cabe, es una situación de inteligencia incluso más allá del gobierno colombiano. La precisión con que se hizo este ataque habla de tecnología que no posee el gobierno colombiano. Creo que el error fue desestimar el criterio criminal de Uribe al haberse trasladado allí con motivo del proceso de canje, que es impulsado por las FARC, y que se estaba dando con mucha fluidez, con liberaciones unilaterales por parte de las FARC y por tanto el proceso estaba en avance constante. Al atacar al principal dialogante del proceso de canje, lo que está haciendo el gobierno colombiano es tratar de ponerle fin a esa situación que está desangrando al país, y por esa vía, obstaculizar una salida política”.

continuar leyendo en Rebelión


Comments: Publicar un comentario

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?