13 octubre 2008

Hummers para el SNTE

editorial de La Jornada

El pasado fin de semana en Hermosillo, Sonora, y cuando el país empieza a enfrentar los embates más severos de la crisis económica mundial, la lideresa vitalicia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo, repartió decenas de camionetas de lujo (modelo Hummer) entre sus incondicionales. En ese mismo cónclave, la jefa de la cúpula charra que se ha adueñado de la organización gremial exigió al Legislativo que incluya en el presupuesto de 2009 un monto adicional de alrededor de 8 mil millones de pesos y amenazó con ordenar movilizaciones de los afiliados para lograrlo. Por añadidura, Gordillo Morales lanzó una amenaza velada contra los maestros disidentes de Morelos, cuya representación sindical no asistió a la reunión de la capital sonorense: “Si no han querido venir, tendremos que actuar de otra manera”, deslizó la sucesora de Carlos Jonguitud Barrios, cuyas “maneras” de sujeción y control son harto conocidas.

Por si hiciera falta recordarlas, la propia cúpula del SNTE dio, la semana pasada, muestras fehacientes: por una parte ha sido partícipe, mediante su alianza con autoridades federales y estatales, de una represión injustificable y bárbara de la disidencia magisterial, represión de la que dieron cuenta organizaciones de derechos humanos que reportaron la comisión, en varias localidades de Morelos, de torturas y de tratos crueles, inhumanos y degradantes contra pobladores y maestros que participan en las movilizaciones de rechazo a la Alianza por la Calidad de la Educación (ACE); por la otra, ha creado en el interior del organismo sindical una corrupta red de dominación mediante el reparto de prebendas, cargos y regalos diversos, como los vehículos de lujo distribuidos el fin de semana en Hermosillo entre los dirigentes seccionales.

continuar leyendo


Comments: Publicar un comentario

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?